Por una confluencia transciudadana: #DemocraciayPunto.

Juntos_Galeano“Ojala podamos tener el coraje de estar solos, y la valentía de estar juntos” escribió en su día Eduado Galeano. De cara a las próximas elecciones generales en España, creo que dentro de esta fórmula se precisa incluir la lucidez y la  generosidad como garantes de esa valentía.

1. Podemos con las formas políticas de siempre?

No quiero extenderme en el cuestionamiento a las formas, demasiado parecidas a las de siempre, que ha desplegado Podemos a lo largo de su corta historia, y que parecen reafirmarse de cara a afrontar este escenario electoral. Las críticas internas se han venido sucediendo y canalizando como acopio de firmas contra sus fórmula de primarias, impuesta desde su cúpula, o como artículos digitales, desde dentro y desde fuera, que desmontan sus intenciones de constituirse como marca paraguas capaz de aglutinar las diversas sensibilidades ciudadanas a favor de un cambio radical, de raíz, en las formas de hacer política. 2015M_MapaMutacionesSensibilidades, formas de hacer y entender la política que en su momento se manifestaron unitariamente en el llamado por una Democracia real que alumbraran, hace ya más de cuatro años, al 15M, pero que desde entonces no han hecho más que dispersarse e ir canalizando, fluyendo en sus diversas dimensiones territoriales, temáticas y sectoriales, hacia una enorme cantidad de iniciativas ciudadanas, desde abajo, con menor o mayor alcance y continuidad, pero en los que sin duda se tiende a la desilusión ante las actitudes personalistas y soberbias que se transmiten desde las estructuras del más clásico partidismo tejidas alrededor de la figura de Pablo Iglesias.

En resumen, si se puede, pero solos no Podemos, y hay quienes piensan que aún se está a tiempo para no hacer de éste un proyecto fallido. Se trata, simplemente, de seguir fluyendo en este expandir de competencias y frentes, y no implosionar en una única marca, por más novedosa y esperanzadora que se presente. 

2. Ahora en común… ¿qué?

Tratando de cubrir este espacio de creciente desilusión, nace Ahora en Común como una marca confluyente para ganar las elecciones generales mediante la conformación de una candidatura ciudadana. AhoraenComunPgWebTras de ella se agrupan cargos de IU, del propio Podemos, y de Equo, pero sobre todo diversas personalidades de la sociedad civil e integrantes de las múltiples candidaturas populares que se presentaron a las últimas elecciones municipales y autonómicas como Ahora Madrid, Zaragoza en Común, Ganemos Palencia o Cambiemos Murcia.

Recogiendo la denominación propuesta por el carne crudo Javier Gallego en su columna de eldiario.es el pasado 9 de junio, esta nueva iniciativa realiza un llamamiento para conformar un acuerdo en torno a “una serie de puntos programáticos de sentido común” que dicen reflejar el “consenso social de nuestro tiempo: recuperación de la soberanía, regenerar y profundizar la democracia, restituir la decencia y la transparencia en el ejercicio de la función pública, defender la universalidad de los derechos humanos (educación, sanidad, alimentación, vivienda y trabajo) y establecer la dignidad, la igualdad, la sostenibilidad, la participación y la justicia como principios rectores de la nueva política que exigen los retos y oportunidades del siglo XXI”.

En lo que me parece una síntesis, bastante escueta y bien narrada, de los principios programáticos que en su momento impulsaron el Manifiesto de la Plataforma Democracia Real Ya, nadie que se sienta identificado con aquella pristina declaración de principios, dejaría de identificarse con esta nueva versión.

Un punto a favor de Ahora en Común es el de reconocer la necesidad de espacios amplios en los que se sientan cómodas “todas las personas y fuerzas políticas que apuestan por el cambio”, para lo cual se posicionan a favor de un “método inclusivo y democrático que garantice la pluralidad y la equidad en el proceso de elección de los candidatos y candidatas”; con el objetivo, no podría esperarse otro, de “inaugurar una era de Gobierno de las personas y para las personas”.

Ahora bien, personalmente, y apelando a mis (de)formaciones antropológicas que me alertan al asumir que el sentido común es el menos común de los sentido, y antes de sumarme, emotivamente, a la etiqueta #QuieroConfluencia me asaltan algunas preguntas que pueden resumirse en una expresión de andar por casa: si, vale, pero ¿Cómo? Es decir, ¿son replicables las diversas fórmulas que dieron lugar a las distintas candidaturas ciudadanas locales en una única fórmula estatal? Y si si, ¿a qué costo? Es decir, si tras esta idea de confluencia late la ya residual idea de “Unidad Popular” es previsible que se imponga, también aquí, el asamblerismo como núcleo del método de toma de decisiones por lo que éste nacerá secuestrado por quienes (personas y sobre todo grupos) puedan asumir  sus dinámicas de conciliación y desplazamientos, por lo que difícilmente se logrará la amplitud de espacio a la que se apela.

Y otra: los meses que quedan de aquí al inicio del próximo curso político, y que señalará sin duda el inicio de la fase de precampaña ¿es suficiente para generar un programa, concreto, viable, ilusionante que dé sentido de futuro a esa confluencia ciudadana, o nuevamente se trata, simplemente, de reclutar “en abierto” a unos cuantos rostros mediáticos que ayuden a dar un tirón electoral a, nuevamente, los grupos. personas, formas de hacer que siempre han estado ahí?

Finalmente, su posicionamiento abiertamente desde la izquierda ecologista ca a favor de una mayoría social de cambio, se estrella con la contradicción estadística ya señalada por Sergio Salgado en su intervención como representante del Partido X  en el Coloquio que sobre este tema realizara Espacio Público en el Ateneo de Madrid hace ya más de un año.

3. Hora de #SolucionesCiudadanas.

Más allá de los decálogos bienintencionados y, como lo señala el propio “Sergio X”, reconociendo que el demonio está en los detalles, se precisa asumir que no acabamos de dejar atrás este momento clave para ganar el tablero, como escribiera Gerardo Tecé, hace ya casi exactamente un año, y con él suscribo que “ni unos ni otros, ni los coleta ni los sin coleta pueden permitirse fallar ahora por culpa de personalismos o amor a siglas”

Apelaba, al iniciar estas notas, a la generosidad y a la lucidez como garantes de la valentía que se precisa para permitirnos posicionarnos electoralmente juntos, a todas las fuerzas e inquietudes políticas,  a favor del cambio en las próximas elecciones generales. Pienso en la lucidez que encierra el reconocer que no se trata de cambiar una fuerza política por otra, sino de transformar, de una vez por todas y para siempre, las formas de hacer política, y en ese sentido alumbrar y canalizar las iniciativas que ya ha estado trabajando, fluyendo, desde hace tiempo, en los diversos frentes temáticos y territoriales con este mismo horizonte. De ahí, se precisa generosidad para abrirse, y recoger en su dispersión los programas y métodos, las soluciones ciudadanas que ya han dado pruebas de servir y de resultar viables en este camino.

No tenemos ya más tiempo de volver a empezar desde cero, ni podemos volver a confiar en nuevas caras o distintos nombres que en periodos  electorales se afanan por presentarse como buenos pastores, y una vez en la gestión de lo que nos es común puedan transfigurarse en más de lo mismo, en lo de siempre. Es hora de dejar de ser rebaños teniendo la valentía de ejercer una lucidez implicante y generosa que alumbre, reconozca e impulse lo mejor de la sociedad civil, independientemente de filiaciones ideológicas o carismáticas.

Personalmente estoy convencido de que el programa del Partido X, y su método, podrían ahorrar ingentes horas de debates, reuniones, y asambleas si se asumieran como el pacto ciudadano transversal y de  mínimos que es.

AsesormientoPxPodemosEl propio Pablo Iglesias, en su momento, y antes de amurallarse tras su estructura aplanadora, llegó a reconocer el carácter innovador y empoderante del mismo, pero parece haberse dado cuenta, muy pronto que con un método como el del Partido X los personalismos y las decisiones centralizadas no tienen lugar.

El que se asumiera su asesoramiento técnico y sus sistemas de participación ciudadana por parte de Ahora en Común para las elecciones que se avecinan, contribuiría sin duda a abrir este proceso de cambio a agrupaciones y personas que no se identifican, necesariamente, con las etiquetas de la izquierda ecologista, pero si con la necesaria (r)evolución democrática que se demanda desde las ciudadanías y que urge emprender en España, y en su momento trasladar a Europa toda.

Se trataría de una confluencia, si, pero transciudadana, es decir, entre las personas, si; entre las agrupaciones que federan competencia sin perder sus identidades, también; pero sobre todo para dar a luz nuevas formas de ejercer la ciudadanía.  Una ciudadanía cotidiana, vital, a favor de lo que nos es común.
HojaRutaPX
Por lo que conozco hasta ahora, en mi habitar enREDado, el método que se requiere para esta tarea ya está inventado, y conlleva tanto una detallada hoja de ruta, como un futuro realizable a partir de facilitar las soluciones que la sociedad civil organizada ya tiene, y que se denomina, simplemente, #DemocraciayPunto.

Y entonces si, EMHO (En Mi Humilde Opinión) #TocaConfluenciaX. 

Anuncios

Acerca de hispamex

errado errante
Esta entrada fue publicada en Causa, ensayo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s